Sin categoría

Journaling de viajes: cómo documentar tus aventuras

¡Hola! ¿Qué tal estás?

Por aquí empieza a asomar la primavera, las temperaturas suaves y los días largos. Ya empieza a apetecer hacer escapadas y viajes aprovechando el buen tiempo, ¿verdad?

Justo de eso vengo a hablarte hoy, de documentar esos viajes. Yo llevo tiempo haciéndolo, de una forma o de otra, y me encanta el poder revivir ese viaje, esos momentos, con algo bonito. Por eso hoy vengo a hablarte de travel journal o journaling de viajes.

¿Qué es un journal de viajes o travel journal?

Un journal de viajes es un cuaderno, que puede ser en diferentes formatos, donde ir haciendo un registro, mediante diferentes métodos, de nuestras escapadas y viajes.

Hace un tiempo, cuando te hable de diferentes tipos de journal, te mencioné el travel journal.

En mi caso, es de los primeros que comencé a hacer, porque ya antes guardaba recuerdos en papel de mis viajes y nunca sabía cómo almacenarlos. Así que fue de mis primeros descubrimientos en este mundillo.

Elegir el cuaderno perfecto para esto va a depender mucho de tus gustos personales. Pero tienes que pensar si lo vas a querer llevar durante el viaje o si documentarás posteriormente, para elegir uno más pequeño y transportable, por ejemplo, tipo midori, o decidir según otros criterios independientes del tamaño. Por ejemplo, este de la foto es uno hecho por Diana Pires que tenéis en la web que es muy cómo de transportar. Te lo dejo por aquí. También va a depender de las técnicas que vayas a usar: si vas a usar técnicas húmedas, como la acuarela, necesitarás un papel que soporte un poquito el agua.

¿Qué incluir en tu journaling de viajes?

Esta es otra de las preguntas del millón: qué incluyo en los travel journal.
También lógicamente va a depender del gusto de cada uno, lo que quieras guardar, etc. Pero yo te dejo algunos de mis básicos:
  • – Plano de la ciudad: cuanto más doblado, con más marcas de los sitios que has visitado, mejor (al menos para mí, jejejeje).
  • – Folletos informativos de monumentos: de aquí puedes sacar imágenes de los sitios que has visitado y la información, para no olvidarla. Puedes, bien, meter el folleto entero, en algún bolsillo, o bien recortar las fotos y escribir la información que te interese.
  • – Billetes de tren, avión, entradas a los monumentos…
  • – Dibujos de algo que haya capturado tu atención, de un plano sencillito, un paisaje…
  • – Fotos: fotos tuyas en el lugar, del paisaje, de algo que haya llamado tu atención, de la comida que has probado…
  • – La etiqueta de algo que has comido o bebido, que te ha gustado
  • – Escritos a modo de diario, sobre cómo te has sentido, con información de lo que has hecho, de los monumentos visitados, listados de sitios donde has comido…
  • – Alguna hoja de árbol, o florecita del lugar (cuidado que no estemos arrancando especies protegidas, y siempre sin dañar las plantas).
  •  
Esas son algunas de las cosas que se pueden incluir. Aunque, como te digo, cada persona incluye unas cosas diferentes.
Hay personas que hacen sus cuadernos solo con dibujos y escritos (por ejemplo, Alicia Aradilla, que seguro que la conocéis. Para mí es todo un referente), otras incluso solo escriben, otras que lo convierten en un álbum de fotos… ya va a depender de ti, de lo que quieras incluir.
Yo siempre recomiendo ir probando, a ver qué quieres meter en ese travel journal.

¿Qué materiales necesito para hacer journaling de viajes?

Pues como te puedes imaginar, los materiales van a depender de ese estilo que tú quieras darle a tu documentación de viajes. Lógicamente, siempre hay unos básicos: mínimo, un cuaderno o junkjournal, un bolígrafo (a mí me gusta usar negro, me resulta más limpio), y a partir de ahí, lo que tú quieras:
– Memorabilia: esta es la palabreja que descubrí hace poco que se usa para hablar de esos mapas, recortes, etiquetas, billetes de tren… que te he comentado antes.
– Material para dibujar y colorear: lápiz y goma, lápices de colores, acuarelas y pincel, rotuladores, gouache…
– Pegatinas, washi tape, papeles y otros materiales para decorar las páginas y hacer bolsillos para guardar recuerdos

– Pegamento y tijeras

– También puedes llevar una pequeña impresora portátil, para imprimir las fotos sobre la marcha, o dejar los huecos para incluirlas después (en este caso, hazte una pequeña plantilla en papel, con el tamaño en el que vas a imprimir las fotos, para que te ayude a organizar los espacios en tu hoja).

journaling de viajes

¿Cómo organizarse?

Y ahora, ¿cómo organizarte a la hora de crear tu travel journal? Pues por aquí te dejo algunos tips, que también van a depender de si vas a documentar el viaje durante el transcurso del mismo o posterior.

Antes del viaje

Para conseguir hacer un buen journal de viajes tienes que empezar desde antes de que se produzca el viaje. De hecho, una de las cosas que puedes hacer es documentar la organización de ese viaje de forma bonita, y que forme parte de tus recuerdos. Yo soy de organizar los viajes, buscar las cosas que quiero visitar, hacer un pequeño itinerario… y aunque es cierto que por el momento esto no lo incluyo en mis journals, si te gusta la idea, podrías hacerlo.

Aparte de esto, es muy importante preparar los materiales que te quieras llevar, igual que preparas el resto del equipaje.

Si vas a documentar durante el viaje tendrás que llevar tu cuaderno y todos los materiales que creas que vas a necesitar (cuidado, no te pases que luego pesa y ocupa espacio y al final no se usa tanto como se cree). Empieza llevando los materiales imprescindibles y si después ves que necesitas más, en los próximos viajes vas ampliando.

En el caso de que prefieras documentar a la vuelta, lleva un pequeño cuaderno para anotar cosas que no quieras olvidar y algún sobre de plástico o similar donde ir guardando la memorabilia para ponerla después.

Durante el viaje

Si documentas durante el viaje, reserva un ratito cada día para ir anotando las cosas que no quieras olvidar e ir creando tus composiciones. Puedes aprovechar por la mañana durante el desayuno, para documentar el día anterior, antes de irte a dormir, o en los descansos o trayectos que vayas haciendo.

En el caso de que seas de documentar cuando vuelves a casa, recuerda ir guardando todo lo que caiga en tus manos para usarlo después. 

 

Después del viaje

Una de las razones por las que me gusta documentar el viaje después es porque parece que así se alarga mucho más. Normalmente, cuando volvemos, venimos con las ganas de que la aventura continúe. Pues la documentación es una forma de mantener el recuerdo vivo más tiempo, de volver a saborear esos momentos.
 
El único problema que tiene es que a veces entramos en la rutina y lo vamos dejando pasar y al final se nos olvidan cosas o incluso no lo hacemos. Así que yo te recomiendo que te pongas una fecha para tenerlo hecho, porque si no te va a costar mucho hacerlo.

Te dejo algún ejemplo más de páginas de mí travel journal.

 

Estos son algunos de los consejos que te puedo dar y un poco de mi experiencia. Te animo a probarlo si no lo has hecho antes, porque de verdad que se disfruta muchísimo más el viaje, vas más pendiente de las cosas…es una experiencia muy bonita.

Me encantaría que te pases por los comentarios y me cuentes si tú haces journaling de viajes, y también que nos des tu punto de vista, tus materiales imprescindibles, cómo lo sueles hacer, etc. Y si aún no lo has puesto en práctica, pásate y me cuentas si vas a probarlo en tus próximas aventuras o si crees que esto no es para ti.

Espero que te haya gustado esta entrada y que te haya sido útil. Me encantaría saberlo y que me dejes tus dudas al respecto en los comentarios.

Nos leemos pronto de nuevo.

¡A seguir creando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *